Buscar por categoría

Higiene y Aseo

La higiene del bebé es necesaria e importante ya que hace que el bebé se sienta más fresco, formando parte de su rutina diaria, el baño contribuye a relajar al bebé y, además es necesario para una buena salud. A continuación te detallaremos una serie de consejos a cerca de la higiene del bebé.

El bebé no se debe sumergir completamente en el agua de la bañera hasta unas 48 horas después de la caída del cordón umbilical. Mientras no se pueda bañar su higiene diaria de sebe realizar con una esponja empapada con agua tibia o una leche limpiadora limpiando todo el cuerpo menos el cordón umbilical.

Cuando se haya caído el cordón umbilical y se haya cicatrizado por completo se puede empezar a  bañar al bebé, prestando atención especial en la temperatura del agua, el jabón y el secado del bebé.

El agua debe estar a la temperatura corporal, sobre unos 37ºC. La higiene de los recién nacidos debe realizarse con delicadeza y tiempo para cada parte de su cuerpo: orejitas, nariz, cabello,…El jabón ha de ser específico para bebés o recién nacidos, para que limpie sin dañar la delicada piel del bebé. Y finalmente se ha de secar con delicadeza y dejándolo bien sequito para evitar irritaciones e infecciones. Pero la verdad es que hay una higiene específica para cada parte del cuerpo:

El cordón umbilical: Hemos de asegurar una correcta cicatrización. Éste se cura un par de veces al día con una gasa y alcohol de 70º, evitar que se depositen secreciones tipo pipí o heces en esa zona. El cabello, deben usarse champús para bebés, pues son menos agresivos y peinarlos con cepillos adecuados de cerdas blandas. La colonia mejor en la ropita que olerá igual de bien. La piel debe ser hidratada pues muchos recién nacidos descaman la piel y así conseguiremos una protección total de su piel. Podemos usar para hidratar aceites vegetales (caléndula, almendras) o cremas especificas para bebés. El momento de la hidratación es ideal para darle unos masajitos pues éstos alivian los gases que causan molestias al bebé. El culito debe estar bien limpio y seco para evitar las irritaciones. Se puede hacer o con toallitas o con una esponja humeda, y secar sin frotar. La nariz, en caso de que el bebé tenga mucosidades se debe hacer un lavado nasal con suero fisiológico, una vez hecho el lavado en cada orificio incorporar al bebé para que termine de expulsar las mucosidades.  Las Orejas deben mantenerse limpias y secas por fuera, no por dentro, pues la cera que produce es una protección natural. Las uñas deben cortarse cuando estén largas con una tijera redondeada  y cortar las uñas rectas para evitar lesionar la piel del dedo. Normalmente hasta después de la primera semana no se suelen cortar pero en función de bebé varia, y si están muy largas deben cortarse pues se podría arañar y hacerse algún rasguño.